952 58 44 73

Mantenimiento y limpieza de tu piscina

Es verano y seguro que ya estarás dándote un buen chapuzón en la piscina ¿verdad? Te contaremos algunos trucos y consejos para el mantenimiento y limpieza de tu piscina. ¡Vamos a ello!

Desinfección del agua

El agua de cualquier piscina puede convertirse en el medio de vida ideal para una gran variedad de microorganismos

Lo importante es mantener el residual de cloro libre entre 0.5-1.0 ppm en el agua para que esté desinfectada y tenga poder desinfectante. De esta manera, evitaremos que el agua se enturbie y que aparezcan algas, mientras está desinfectada. Para mantener un proceso continuado de desinfección durante toda la época de baño hay varios métodos: las tabletas de cloro, un aparato de electrólisis salina o con oxigeno activo.

Tratamiento urgente

En caso de encontrarnos con algún problema de turbiedad o algas, es recomendable realizar un tratamiento de choque con dicloro granulado y añadir floculante líquido, con el fin de recuperar el buen estado del agua. Tras aplicar los productos, es importante realizar un filtrado durante pocas horas, posiblemente cepillar las paredes y el suelo de la piscina, y esperar 12-24 horas a que todas las impurezas precipiten, y mediante el limpiafondos llevar todo el precipitado directamente al desagüe sin que pase por el filtro. Te recordamos que la adición de productos químicos debe realizarse siempre en ausencia de bañistas.

Eliminando la suciedad con una ayuda sorpresa

Uno de los problemas del agua de la piscina es que suele contaminarse con productos químicos, como bronceadores, protectores solares, aceites… estos productos tan necesarios como recomendables para disfrutar del sol, ensucian el agua y le dan un aspecto turbio

La solución a este problema está en una pelota de tenis o pádel. No tienes más que tirarla en el agua, dejarla un rato y listo, la pelota sola se encargará de absorber las sustancias químicas no deseadas y mantener el agua clara y agradable.

Cuidado del filtro

Un buen cuidado del filtro de la piscina permitirá que el tratamiento químico que apliquemos sea más eficaz. Con un filtro sucio, la calidad del agua empeora y aumenta el consumo de productos químicos. Además, se multiplican los gérmenes que luego se extienden por el agua. Para mantener el filtro limpio tenemos que realizar contralavados y limpiar y desinfectar la arena una vez al año antes del inicio de la temporada de baño. También es importante desincrustar de cal el filtro (varias veces al año dependiendo de la dureza del agua). Por otro lado, es recomendable que cada 5 años (en función del uso y las características del agua) se cambie el medio filtrante si es de arena silícea. 

Las mascotas

A algunas mascotas les encanta meterse en la piscina, en especial a los perros.  Lo mejor tanto para las mascotas como para la piscina es que tratemos de evitarlo con mucha frecuencia, en primer lugar por ellos, su piel, fosas nasales y ojos suelen irritarse por los altos contenidos de cloro del agua, y en segundo lugar por el agua, que se ensuciará más rápido al llenarse de pelos, lo que lleva a un trabajo tedioso de sacarlos, para ello cuenta con redecillas y recogehojas.

Otros cuidados

Azulejos y Bordillos

El agua también puede contaminarse por la suciedad de los azulejos o los bordillos. Prestar atención a la limpieza de estas zonas para evitar la aparición de “microflora”: musgos, moho y líquenes, que contaminen el agua.  Es importante realizar un repaso con un cepillo cada 10 días y presta especial atención a la aparición de moho para quitarlo completamente.  

Cubiertas

Las cubiertas para piscinas son duraderas y te garantizarán que el agua no se ensuciará mientras no la estés usando, en especial en invierno, con lo que te evitas tener que llenar la piscina.  Además, los cobertores te ayudarán a mantener el agua tibia y más agradable para cuando se la vaya a usar.  

Duchas

Las duchas en la piscina, además de una alternativa lúdica, nos ayudarán a proteger la piel y facilitarán el mantenimiento del agua si nos acostumbramos a ducharnos antes y después de cada baño, ya que eliminan la sudoración y parte de las cremas y protectores solares antes de entrar en el agua y al mismo tiempo nos facilitan la eliminación de los restos de cloro y sal al salir del agua, lo que protege nuestra piel y el color de los bañadores. Si quieres evitar el helador chorro inicial, puedes instalar una ducha solar.

Juguetes, juegos y colchonetas

Son divertidos y hacen todavía más agradable el uso de la piscina, hay que tener en cuenta que al sacarlos y volverlos a meter es posible que contengan arena que precipita en el agua.  Al mismo tiempo si están mucho tiempo en el agua también pueden ser un foco de hongos y algas que hay que vigilar. Como medida preventiva puedes limpiarlos antes de meterlos en el agua.

Esperamos que estos consejos te ayuden a cuidar del mantenimiento de tu piscina y que disfrutes del verano.